Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar

TUS CLIENTES DEBEN SABER POR QUÉ HAY QUE REVISAR EL SISTEMA DE CLIMATIZACIÓN

Tus clientes deben saber por qué hay que revisar el sistema de climatización

Rentabiliza tu Taller

A veces los clientes desconocen las tareas a las que se somete su vehículo  cuando se realiza una revisión o la importancia de determinados componentes para el correcto funcionamiento del vehículo y el confort en la conducción. En este sentido, el mecánico actúa como prescriptor principal, por eso te damos unas recomendaciones para que les ayudes a entender la importancia de realizar un correcto mantenimiento del vehículo, y en particular del sistema de climatización.

Explícales cuáles son los procesos que garantizarán que el aire acondicionado funcione correctamente:

  • Se purga el gas refrigerante.
  • Se sustituye el filtro deshidratante (cada 2 años).
  • Se elimina la humedad del sistema por medio de una bomba de vacío.
  • Se realiza una comprobación visual de todas las piezas, se comprueban todos los elementos montados y de unión, así como el cableado y las unidades de mando.
  • La instalación de aire acondicionado se rellena de nuevo con gas refrigerante y aceite siguiendo la cantidad indicada por el fabricante.
  • El filtro del habitáculo se comprueba/sustituye (una vez al año o cada 15.000 km).
  • Se realiza una prueba de funcionamiento y de estanqueidad de todo del sistema.
  • Los resultados de todos los pasos realizados quedan documentados.

Indícales cómo afecta a cada componente un mal mantenimiento:

FILTRO DE HABITÁCULO

Normalmente, el filtro del habitáculo se compone de un fieltro de microfibra que filtra el polvo, la suciedad y el polen. Los filtros del habitáculo de carbón activado también mantienen a raya las sustancias dañinas en estado gaseoso (compuesto de hidrocarburos, ozono). Cuando uno piensa que en una hora fluyen a través del filtro unos 300 m3 de aire exterior, podemos imaginarnos que el grado de saturación ya se ha alcanzado al cabo de un año o de 15.000 km, y que el filtro debe sustituirse. Si no se hace, se reduce la cantidad de aire que fluye, con lo que se está sobrecargando el motor de ventilación del habitáculo y, en casos extremos, puede dañarse completamente debido a un sobrecalentamiento.

  • Si el filtro del habitáculo está obstruido, puede dañar seriamente el motor de ventilación.
  • Los cristales empañados suelen ser la causa de un filtro obstruido o sucio.
  • Los malos olores también pueden provenir del filtro del habitáculo.

FILTRO DESHIDRATANTE

El filtro deshidratante elimina la humedad y las partículas de suciedad del sistema de climatización para protegerlo de posibles daños y garantizar una óptima potencia de refrigeración.

Este filtro, también llamado acumulador según el tipo de sistema, alcanza su capacidad máxima de absorción al cabo de 2 años de funcionamiento. Si no se cambia con regularidad, la acumulación de agua en el sistema origina una reacción química conjunta con el gas refrigerante que es corrosiva. Por esto, el desgaste excesivo y los daños mecánicos de los componentes del sistema están asegurados. Existe también el peligro de que se congele la válvula de expansión, lo que puede provocar enormes trastornos en el funcionamiento o incluso el fallo total del aire acondicionado.

Este gasto puede evitarse fácilmente comprobando el aire acondicionado una vez al año.

REFRIGERANTE

El gas refrigerante dentro del circuito de climatización se utiliza como medio para enfriar el aire de entrada al habitaculo del vehículo. Además, también sirve de medio de transporte para el aceite que también se encuentra en el sistema. El compresor de climatización necesita este aceite y, si hay poco, se corre el riesgo de que no se lubrique lo suficiente. Ello puede provocar un fallo total del compresor, generando una reparación de gran envergadura (que puede llegar a los 1.000 euros).

En condiciones normales de funcionamiento, es recomendable cambiar el refrigerante cada 3 años.

EVAPORADOR

El evaporador proporciona al habitáculo el frío que ha surgido al vaporizarse el refrigerante. Está instalado detrás del tablero de instrumentos e integrado en el sistema de ventilación. Su ambiente oscuro, húmedo y poco accesible es idóneo para la aparición de hongos y gérmenes. Son sobre todo partículas de suciedad del medio ambiente que se adhieren a las laminillas del evaporador, las cuales, al descomponerse con la humedad, producen dichos efectos indeseados. Estos gérmenes no deseados llegan a través del sistema de ventilación a todo el habitáculo del vehículo. Para muchas personas son los causantes de reacciones alérgicas como estornudos, tos u ojos llorosos.

Se recomienda hacer una limpieza del evaporador cada vez que se haga la revisión del sistema de climatización. Actualmente, gracias a los equipos con los que cuenta el Taller, este proceso es rápido y económico. 

COMPRESOR

La pérdida natural (no por avería) del gas refrigerante puede poner en peligro el correcto funcionamiento del compresor, que puede sufrir daños graves debido al sobreesfuerzo en su funcionamiento. Se pueden detectar fallos si al accionar el aire acondicionado se producen ruidos.

Si el compresor debe sustituirse por presentar daños mecánicos, también deberán cambiarse el filtro deshidratante y la válvula de expansión.

 

GALERÍA DE IMÁGENES

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTAR ESTE ARTÍCULO (0)

Debes para comentar. Si no tienes cuenta, regístrate

He olvidado mi contraseña