Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar

CÓMO SUSTITUIR UN COMPRESOR, RECOMENDACIONES GENERALES A TENER EN CUENTA

Cómo sustituir un compresor, recomendaciones generales a tener en cuenta

Carrocería

El motor del vehículo acciona el compresor del aire acondicionado por medio de una correa trapezoidal dentada o una correa trapezoidal en V. Atendiendo a su fabricación, existen diferentes tipos de compresores.

Funcionamiento

En estado gaseoso, a baja presión y a baja temperatura, el refrigerante, que proviene del evaporador, es succionado, comprimido y, a continuación, transportado en estado gaseoso hasta el condensador, a alta temperatura y a alta presión. Tras pasar por el condensador el gas se enfría y cambia su estado de gaseoso a líquido. El gas licuado pasa por el filtro deshidratante y llega a la válvula de expansión situada junto al evaporador. La válvula regula la cantidad de gas “líquido” que entra en el evaporador. Al entrar el gas licuado, se evapora cambiando nuevamente su estado de líquido a gas absorbiendo el calor del ambiente y, por tanto, enfriando el aire, continuando nuevamente hacia el compresor para volver a empezar el ciclo.

Evidencias de una avería en el compresor

Se puede detectar si un compresor está averiado o dañado de la siguiente manera:

  • Pérdida de estanqueidad
  • Generación de ruidos
  • Potencia de refrigeración reducida o insuficiente
  • Código de avería en la unidad de control de climatización o unidad de control central/del motor

Las causas de una avería pueden ser muy diversas

  • Daños en los rodamientos debido al desgaste o a que el dispositivo tensor está defectuoso
  • Fugas en el eje del compresor o en la carcasa
  • Daños mecánicos en la carcasa del compresor
  • Contactos (conexiones eléctricas)
  • Válvula eléctrica de regulación
  • Falta de aceite lubricante
  • Falta de refrigerante
  • Sustancias sólidas (por ejemplo, virutas)
  • Humedad (corrosión, etc.)
  • Elementos tensores defectuosos, componentes añadidos

Búsqueda de fallos

Prueba de funcionamiento y medición de la presión de la instalación:

  • Conecta el compresor: ¿el enchufe de conexión está conectado correctamente? ¿Hay tensión?
  • Comprueba la válvula eléctrica de regulación y su accionamiento.
  • La correa de tracción está colocada firmemente, comprueba si hay tensión y si hubiera daños.
  • Comprueba visualmente si hay fugas.
  • Comprueba si la tubería del refrigerante está colocada correctamente.
  • Compara las presiones de las zonas de alta y baja presión.
  • En instalaciones más modernas, lee la memoria de averías.

¡ATENCIÓN!

¡Antes de montar un compresor nuevo deberás comprobar que la cantidad y la viscosidad del aceite sean las indicadas por el fabricante, y deberás rellenarlo en caso necesario! 

 

GALERÍA DE IMÁGENES

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTAR ESTE ARTÍCULO (0)

Debes para comentar. Si no tienes cuenta, regístrate

He olvidado mi contraseña