Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar

¿POR QUÉ ES NECESARIO SUSTITUIR EL FILTRO DEL HABITÁCULO UNA VEZ AL AÑO O CADA 15.000 KM?

¿Por qué es necesario sustituir el filtro del habitáculo una vez al año o cada 15.000 km?

Mantenimiento

El paso del aire a través del filtro del habitáculo se reduce al cabo de un tiempo de funcionamiento, y por ello es necesario, y así lo recomiendan los fabricantes de automóviles, sustituirlo de manera periódica.

El aire que pasa a través del filtro sirve también para refrigerar el motor del ventilador del habitáculo. Si el filtro está obstruido, puede dañar el motor de ventilación por sobrecalentamiento.

Los malos olores y los cristales empañados suelen ser la causa de un filtro sucio y obstruido.

Normalmente, el filtro del habitáculo se compone de un fieltro de microfibra que filtra el polvo, la suciedad y el polen. Los filtros del habitáculo de carbón activado también mantienen a raya las sustancias dañinas en estado gaseoso (compuesto de hidrocarburos, ozono). Cuando uno piensa que en una hora fluyen a través del filtro unos 300 m3 de aire exterior, podemos imaginarnos el “grado de saturación” alcanzado al cabo de un año o de 15.000 km, y que, por tanto, el filtro debe sustituirse. Si no se sustituye, se reduce la cantidad de aire que fluye, con lo que se está sobrecargando el motor de ventilación del habitáculo y, en casos extremos, puede dañarse completamente debido a un sobrecalentamiento.

Otra consecuencia provocada por un filtro sucio es el hecho de que se empañen los cristales debido a una humedad excesiva del aire dentro del habitáculo por una ventilación insuficiente. Con el paso del tiempo, las partículas de suciedad que el filtro mantiene a raya reaccionan con la humedad del aire produciendo, con el tiempo, olores desagradables.

COMENTAR ESTE ARTÍCULO (0)

Debes para comentar. Si no tienes cuenta, regístrate

He olvidado mi contraseña