Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar

CÓMO REPARAR LOS FRENOS EN 9 PASOS

Cómo reparar los frenos en 9 pasos

Mantenimiento

Los frenos solo funcionarán correctamente si el montaje es también correcto. HELLA PAGID BRAKE SYSTEMS te da las claves para hacerlo en 9 pasos.

1. Inicia la reparación de los frenos
¿Los discos de freno y/o las pastillas han alcanzado su límite de desgaste? Antes de empezar con la reparación de los frenos, revisa todos los recambios importantes relacionados con el eje y la hidráulica.
Si hay piezas defectuosas, sustitúyelas sin falta.

2. Mide el grosor de los discos de freno
Mide con un calibre el grosor de los discos de freno teniendo en cuenta los datos del fabricante del vehículo.
El disco de freno no debe alcanzar el grosor mínimo, sustitúyelo antes de montar la nueva pastilla de freno. Dependiendo del modelo, también tendrás que sustituir los rodamientos de las ruedas y/o los anillos sensores.

3. Elimina el óxido de la superficie de montaje y del eje de la rueda
Tras desmontar los discos antiguos, limpia la superficie de montaje y el borde del eje con las herramientas adecuadas (por ejemplo, cepillo de púas de metal, papel de lija, cepillo de alambre).
¡Atención! Cuida que no se dañe el eje de las ruedas.
La pinza que está unida a la hidráulica deberás fijarla de tal manera que no ejerza ninguna presión sobre el manguito del freno.

4. Limpia la superficie de montaje y el eje
Limpia la superficie de montaje, ya libre de óxido y metal, con un limpiador específico. Te recomendamos que compruebes el eje con una herramienta de medición adecuada (reloj de medición con soporte) para revisar su planeidad (alabeo). Comprueba también si hay daños en el soporte de los frenos y límpialo.

5. Elimina el óxido del alojamiento y del soporte de la pinza
Elimina el óxido y las impurezas del alojamiento y soporte de la pinza desmontada. Dependiendo del tipo de sistema, deberás hacer la limpieza con un cepillo metálico o con una lima para pinzas de freno.
¡Atención! Evita dañar el soporte de la pinza
Realiza una comprobación visual por si hubiera daños.

6. Lubrica las superficies guía y el soporte de la pinza
Engrasa las superficies guía del soporte de la pinza, ya limpias, con un producto no conductivo, resistente a las altas temperaturas y a la lixiviación (libre de metales), como el lubricante de larga duración de HELLA PAGID BRAKE SYSTEMS.
¡Atención! No emplees una pasta que contenga cobre.

7. Monta los discos de freno
Coloca el nuevo disco de freno sobre el buje de la rueda, dependiendo del tipo de vehículo y del sistema, y después fíjalo con los tornillos de soporte. Te recomendamos medir los nuevos discos con un reloj de medición cerca del vehículo, a unos 15 mm bajo el mayor radio posible para comprobar su planeidad (abaleo).

8. Sustituye el pistón
Realiza la sustitución del pistón con una herramienta de reposición adecuada para evitar que el pistón se gire o ladee. Aquí deberás tener en cuenta el tipo de la pinza o del sistema de frenos, así como las prescripciones específicas del fabricante y el empleo de herramientas especiales.

9. Lubrica los puntos de montaje
No es necesario usar un lubricante de larga duración libre de metales en la zona trasera de aquellas pastillas provistas de las llamadas medidas secundarias, como por ejemplo lacas o placas aislantes. Solamente en la zona de los puntos de montaje de la pastilla es imprescindible contar con una grasa o lubricante.
En todos los pasos del proceso de reparación, respeta el par de apriete y las indicaciones o directrices del fabricante del vehículo o del sistema.

¡Siguiendo estos 9 pasos podrás hacer una reparación completa y sin fallos!

COMENTAR ESTE ARTÍCULO (0)

Debes para comentar. Si no tienes cuenta, regístrate

He olvidado mi contraseña