Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar

CÓMO MEJORAR LA IMAGEN DEL TALLER

Cómo mejorar la imagen del taller

Rentabiliza tu Taller

El taller debe enfocar su estrategia a ofrecer una atención personalizada a los clientes, proyectando una imagen de experiencia y saber hacer. La confianza, profesionalidad, cercanía y calidad en el servicio son valores que marcarán la diferencia entre tu negocio y la competencia. 

El responsable del taller debe adaptar sus servicios a las necesidades de su público. Para ello, un buen comienzo sería flexibilizar los horarios, en la medida de lo posible, para ofrecer una mayor disponibilidad. La limpieza y el orden son claves también a la hora de mostrar una buena imagen al exterior, ya que proyectan una idea de eficiencia y seriedad. 

Un punto que puede darte ventaja con respecto a otros talleres es invertir en comunicación para tu negocio. Disponer de una página web es un punto diferenciador muy importante en estos tiempos. Además, publicar contenidos y datos de interés y ofrecer la posibilidad de reservar citas anticipadas online son dos iniciativas muy valoradas por los clientes. 

Te recopilamos aquí una serie de recomendaciones que te ayudarán a mejorar la imagen de tu taller:

1. Buenas prácticas administrativas: aplicar un proceso administrativo, aunque no sea tan formal y sofisticado como el de las grandes empresas, incrementa la calidad del servicio. Las fases de este proceso son las siguientes:

  • Definición de objetivos: formula objetivos mensuales. Es muy importante saber adónde se quiere llegar.
  • Organización: establecer quién y cómo se va a encargar de cada tarea.
  • Dirección: el responsable del taller debe guiar al resto de los empleados para lograr el cumplimiento de los objetivos. 
  • Control: evaluar al final de cada mes si se han cumplido o no las metas establecidas y cuál ha sido el desempeño de los profesionales que forman el equipo.

2. Medición: monitorear la satisfacción de los clientes actuales y las necesidades de los clientes potenciales ayudará a tener un negocio mucho más rentable.

3. Contratar al personal idóneo: la formación, experiencia y profesionalidad de los empleados resultan clave para la satisfacción del cliente.

4. Innovación y tecnología: implementar herramientas tecnológicas para la gestión del negocio (realizar órdenes de servicio, control de empleados, piezas…) puede resultar tedioso al principio, pero a largo plazo permitirá ofrecer un servicio más eficaz.

5. Evaluación de resultados y seguimiento: comprobar si se están cumpliendo los objetivos. Si no fuera así, identificar los posibles problemas que estén dando lugar a esta situación y replantear las estrategias.

GALERÍA DE IMÁGENES

COMENTAR ESTE ARTÍCULO (0)

Debes para comentar. Si no tienes cuenta, regístrate

He olvidado mi contraseña