Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Aceptar

CLAVES PARA QUE EL CLIENTE QUEDE SATISFECHO

Claves para que el cliente quede satisfecho

Rentabiliza tu Taller

Cuando un cliente entra en un taller nuestro objetivo no debe ser sólo realizar el servicio que nos solicite, sino entablar una relación comercial para maximizar los beneficios y lograr que sus necesidades queden realmente satisfechas. No hay que olvidar que cada cliente es un mundo, por eso es muy importante esforzarse por personalizar al máximo esta relación según las necesidades y particularidades de cada uno de ellos. 

Estas son las siete claves que recomendamos para conseguirlo:

  1. Empatizar con el cliente:  lo primero que hay que saber cuando un cliente entra por la puerta es por qué nos ha eligido, qué quiere exactamente y cómo quiere conseguirlo. La mejor manera de lograrlo es empatizando con él. Solo así seremos capaces de prever cuáles son sus necesidades. 
  2. Cuidar la imagen del taller: la buena gestión de la imagen de un taller es más relevante de lo que en principio puede pensarse, ya que su influencia puede incluso sobrepasar las barreras de la propia empresa. Invirtiendo en imagen, invertimos a largo plazo en reputación.
  3. Cuidar la manera en la que el cliente percibe las ofertas de la competencia: resulta imprescindible tener en cuenta que el consumidor siempre compara precios antes de comprar un producto. En el caso del taller esta característica adquiere aún más peso, ya que, antes de elegir un taller concreto, el cliente normalmente ha consultado a sus conocidos y recopilado información para conocer cuál es su mejor opción. Los clientes tienden a establecer una comparativa de precios y características periódicamente, por lo que debemos anticiparnos. 
  4. Ofrecer una atención personalizada: es importante que el cliente perciba que el servicio recibido es especial y ajustado verdaderamente a sus necesidades. De esta forma sentirá que sus demandas son tenidas en cuenta.
  5. Impulsar la comunicación: mantener el contacto con el cliente  nos va a permitir estar siempre presentes en su mente cada vez que necesite los servicios de un taller. Además, manteniendo la comunicación, podemos conseguir aportar un valor añadido y diferenciarnos de nuestra competencia. 
  6. Clasificar a los clientes: no todos los clientes son iguales ni reaccionan igual, por eso nos ayudará, a la hora de tratar con ellos, crear una segmentación en función de sus características: clientes habituales, ocasionales, exigentes, rigurosos, etc.
  7. Proporcionar un valor añadido: es esencial diferenciarse de la competencia. El cliente debe percibir algo diferente en nuestra forma de trabajar que le invite a elegir nuestro taller. En resumen, darle siempre un poco más de lo que espera recibir.

COMENTAR ESTE ARTÍCULO (0)

Debes para comentar. Si no tienes cuenta, regístrate

He olvidado mi contraseña